Han pasado más de treinta años…

Han pasado más de treinta años desde que caminábamos por las calles de Altafulla y mi marido me dijo: «Algún día tendrás aquí una escuela llamada The Little School». Hay muchos recuerdos de los estudiantes y sus familias, los profesores que ayudaron al progreso de la escuela y los muchos vídeos que hicimos y las revistas que escribimos.

La escuela se trasladó de sus humildes comienzos a instalaciones más grandes varias veces y los mismos estudiantes comenzaron a tomar los exámenes de Cambridge con una tasa de éxito asombrosa.

El personal ha ido y venido a lo largo de los años, pero cada uno ha contribuido al crecimiento constante y a la reputación de la escuela. Un agradecimiento especial a Joan Ranner, que se incorporó al equipo en 1996 y cuya contribución tanto a la escuela como a la vida privada ha sido inestimable.

Nuestras instalaciones actuales en el corazón del pueblo han sido el lugar perfecto durante los últimos 20 años y las cinco aulas están en uso durante todo el año con espacio para cantar canciones y practicar exámenes y todo lo que sea necesario. Mientras los profesores disfrutan de un merecido descanso, el curso de verano me lleva cada año a los comienzos de la escuela – enseñando a todas las edades y niveles en mi escuela.

Soy muy afortunada de tener un trabajo tan gratificante y un personal tan comprensivo. Gracias a todos los que han estudiado con nosotros a lo largo de los años, a los que están con nosotros ahora y a todos los que están por venir.

Terry